Archivo de etiquetas| Ribera del Duero

Vinos granadainos en la Ribera del Duero (Granada Hoy 25-05)

Imagen

Anuncios

Viña Valdemazón 2009

Otra de las bodegas que visité la semana pasada en la Ribera del Duero fue Valdemazón, en Olivares de Duero.

Aunque la famila Martín llevaba varias generaciones dedicándose a la viticultura y poseían viñedo propio, no es hasta 2006 cuando los dos hermanos de la última generación, Ernesto y Eduardo Martín, dos jóvenes (muy jóvenes) llenos de entusiasmo,  deciden crear su propia bodega, de la que nace Viña Valdemazón, un vino de elaboración mimada y de cosecha limitada, ya que el año de máxima producción llegan a las 12.000 botellas.

20130217_132145

Construyeron la bodega en antiguas casas y naves familiares de piedra, adobe y ladrillo propiedad de la familia, en pleno casco urbano de Olivares, que ya sirvieron de lagar a sus  antepasados y que rehabilitaron para crear unas instalaciones modernas y preparadas para vinificaciones pequeñas y cuidadas.

Una sala de barricas en un antiguo edificio de adobe completa la bodega, donde el vino se cría en roble francés de Allier.

También en el próximo número de la revistas SUMILLERES (mayo) podrán leer un reportaje completo de esta bodega.

Hoy pondré el acento en su vino, un Ribera del Duero diferente, con estilo propio, que hace la fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable de 5.000 litros, igual de altos que de anchos, donde controlan mejor la temperatura, hay una mayor superficie de contacto de los hollejos con el mosto – lo que permite una mejor extracción de polifenoles y taninos…

Viña Valdemazón 2009

Valdemazon_2009

En copa se muestra de un atractivo color cereza con ribete granate, sin apenas evolución. A copa parada es un poco tímido, pero luego al abrirse, muestra una extraordinaria complejidad aromática. Encontramos aromas de fruta roja y negra (grosellas, ciruelas, arándanos), palo de regaliz, torrefactos suaves y ligeros empireumáticos que no llegan nunca a imponerse. Detrás, notas de toffee, lácteos, vainilla y especias. Incluso algún recuerdo a maderas aromáticas como el sándalo una vez el vino muy oxigenado en copa.

En la boca es ligero y a la vez envolvente, con buen cuerpo, tiene un magnífico recorrido y longitud. Buen equilibrio entre la fruta y la madera, la acidez marcada compensa el alcohol dejando una sensación fresca en el paso y al final de boca. Es amable, con mucha persistencia. Un vino elegante, con personalidad y que, si además lo pruebas en la bodega con Eduardo y Ernesto, te enamorará seguro.

Margarita Lozano

 

Ribón Barrica 2011 y Ribón Crianza 2010

El pasado fin de semana tuve el placer de visitar Bodegas Ribón, de la mano de su propietaria, Imelda Ribón, con quien compartí una estupenda jornada entre viñedos, buen vino y, por supuesto, también alrededor de una buena mesa.

20130216_114853

Viñedos y Bodegas Ribón se encuentra en el municipio de Quintanilla de Onésimo (Valladolid). Sus 25 hectáreas de viñedos se dividen en dos parcelas, Carrantigua y Rinconada, ambas en la margen izquierda del río Duero. En ellas cultivan principalmente Tinta del País o Tinta Fina, la variedad reina de la Ribera, junto con algo de Merlot y de Cabernet Sauvignon, en suelos arcillo-arenosos sobre base de calizas. Casi el 85% de las cepas tienen más de 30 años de edad y han podido mantener intacta la estructura inicial de la plantación, realizada por sus abuelos, ya que si bien la bodega es una empresa fundada en 1.995, la tradición vitivinícola de la familia Ribón se ha venido forjando durante tres generaciones. En la actualidad se halla al frente de la plantación y de la bodega el enólogo Jesús Alberto Ribón de la Fuente, hermano de Imelda y copropietario de la bodega.

La Bodega, situada en el casco urbano de Quintanilla de Onésimo, se ubica en un edificio señorial de piedra y ladrillo macizo, construcción que data de principios de siglo y que ha sido adaptada respetando su estructura original, para la elaboración de sus vinos con las técnicas enológicas más actuales.

Les contaré más sobre la bodega, los viñedos y la calidad humana de los propietarios en el próximo número de la revista SUMILLERES. Hoy me centraré en dos de los vinos que producen: Ribón Barrica 2011 y Ribón Crianza 2010.

Ribón Barrica 2011

Botella Barrica

Bonito color rubí con ribetes púrpura, capa alta y buena lágrima. En nariz predomina la fruta roja y negra en sazón, con un toque floral, todo envuelto en suaves toques especiados de vainilla y al fondo, coco, que delatan un paso por barrica (50% roble francés, 50% roble americano) bien medido, que aporta complejidad y estructura sin ahogar los aromas primarios. Pleno en la boca, rico en matices, con volumen y taninos dulces. El postgusto es muy largo y en retronasal nos sorprenden los recuerdos de maderas aromáticas y fruta casi pasificada. Un vino muy rico, alegre, que invita a beber otro trago.

Ribón Crianza 2010

Botella T..

Un vino más serio que el anterior, con una crianza más larga: 12 meses en barricas de roble francés (60%) y americano (40%). De color picota de capa media-alta, en nariz es más discreto que el barrica en primera olfacción, menos “explosivo” dijéramos. Su personalidad se inclina más hacia la elegancia. Encontramos aromas de regaliz, de frutos negros (grosellas, moras, ciruelas), hojas de tabaco y pimienta negra sobre un fondo mineral. En boca tiene un excelente recorrido, con una acidez marcada que le da mucha frescura y augura longevidad. Final largo, de buena persistencia.

Margarita Lozano

Baluarte Roble 2009

Baluarte

La historia de la familia Chivite comienza en Navarra y su vinculación con el mundo del vino data nada menos que del año 1647, tal y como lo atestigua un documento notarial por el que Juan Chivite Frías y su cuñada pidieron un préstamo de 100 ducados cuya devolución avalaba la bodega en los siguientes términos: “…la bodega que tiene con hasta ciento y cincuenta cántaros de cubamientos, y que alinta a casa de Pedro Ximénez y a calle Real y Camino de la Carrera, la leña y una viña de treinta peonadas en carrera Cascante…”.

La familia Chivite continuó el negocio familiar a través de los siglos y con la aparición de la plaga de oidio en Francia en el siglo XIX, Bodegas Chivite empieza a exportar a Francia. Claudio Chivite se convierte en el principal promotor del trasvase Cintruénigo-Bayona-Burdeos.

En 1872 comienza la construcción de la bodega de la calle Caballeros en Cintruénigo (Navarra), su actual localización. Ya en el siglo XX, la bodega resiste la Guerra Civil y las penurias económicas de Europa provocadas por las dos Grandes Guerras y consigue exportar sus vinos a pesar de las limitaciones a las que se veían sujetos los productos españoles.

En 1967 se crea el Consejo Regulador de los vinos de Navarra, del que Julián Chivite fue miembro fundador. Y en 1975 lanzan al mercado la marca Gran Feudo, que hoy en día es el buque insignia de la bodega. Diez años después, crean la gama Colección 125 como conmemoración del 125 aniversario de la primera exportación de la bodega familiar, considerada entre los vinos españoles de excepción. En 1988 adquieren las hectáreas del actual Señorío de Arínzano en el norte de Navarra.

Una década más tarde, Bodegas Chivite se convierte en miembro fundador de la Fundación para la Cultura del Vino, constituida por las bodegas más antiguas y prestigiosas de España. Ese mismo año, 1998, se expanden a La Rioja Alavesa, adquiriendo Viña Salceda en el Elciego. Y siguen su expansión por las denominaciones de origen más prestigiosas en 2001, comprando 50 hectáreas en La Horra (Ribera del Duero). El viñedo se plantó por primera vez en 1999 e incluye varietales como Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Merlot.

Fruto de este viñedo es el vino que les recomendamos hoy: Baluarte Roble 2009. La gama Baluarte incluye también dos vinos de la variedad Verdejo elaborados bajo el amparo de la D.O. Rueda. Pero quedemosnos en la Ribera del Duero.

Este tinto especial está elaborado a partir de una selección de uvas de la variedad del País, de los viñedos de La Horra antes mencionados. El clima en esa zona es duro y seco en invierno, con veranos y otoños cálidos y secos, lo que produce una maduración generalmente temprana. Baluarte Roble hace una crianza en barrica de cinco meses y termina de redondearse en botella antes de salir al mercado.

Es de un bonito color cereza picota de capa media, con ribetes violáceos que denotan juventud y vida por delante.

En nariz es complejo y muy elegante. Encontramos intensos aromas de frutas negras en compota (arándanos, ciruelas, grosellas negras, moras) y recuerdos de flores azules, envueltos en notas especiadas, de caja de puros y de monte umbrío.

En boca es un vino voluminoso, envolvente, con mucho peso frutal en el centro de la boca, taninos dulces y algo crujientes, con una agradable estructura y equilibrada acidez.

Ideal para acompañar carnes de caza, aportando la alegría de la fruta a la potencia de ese tipo de carnes.

Margarita Lozano

Flores de Callejo 2010

Bodegas Félix Callejo

D.O. Ribera del Duero

Félix Callejo pertenece a una familia con una larga tradición en el mundo del vino. Tanto su abuelo Faustino, como su padre Félix, poseían viñedo, además de ser “corredores de vino”, algo así como un agente comercial, encargado de vender las partidas de vino elaborado en Sotillo. Inquieto por naturaleza, siempre tuvo el sueño de elaborar su propio vino, algo que se cumple en 1989, cuando sale a la luz la primera cosecha. Ha sido pionero, siempre con su botella debajo del brazo, al introducir los vinos de Ribera del Duero, en países donde apenas había cultura del vino.

Hoy cuenta con el apoyo y el trabajo de sus hijos: José Felix y Noelia,ambos enólogos (Noelia es también Ingeniero Agrícola); Cristina, que se ocupa de la exportación; y Beatriz, del mercado nacional.

El viñedo se sitúa en Sotillo de la Ribera (Burgos) y es exclusivamente Tinta Fina. Se encuentra al Norte de la Ribera del Duero, la parte más alta del valle, entre 850-930 metros de altitud sobre el nivel del mar. Nos encontramos en un enclave privilegiado dentro de Ribera del Duero. La elevada altitud es responsable de grandes contrastes de temperatura entre el día y la noche, con diferencias de más de 15 ºC, que mejoran la madurez de la uva, conservando en las noches frías la acidez.

Para elaborar Flores de Callejo la uva (vendimiada a mano en cajas para que no sufra en el traslado a bodega) se somete a una prefermentación en frío a 10ºC.  Las levaduras autóctonas empiezan la fermentación hacia el quinto día después del encubado.  Se deja macerar con el hollejo durante 3 días después de finalizar la fermentación alcohólica y se descuba a otro depósito para realizar la fermentación maloláctica de forma espontánea.  En enero de 2011 se trasegó a barricas de roble francés para hacer una crianza de 6 meses antes del embotellado en Julio de 2011. La añada 2010 fue calificada por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero como “excelente”.

Es un vino de color cereza picota con ribetes rubí, intenso y profundo y con capa alta. En nariz encontramos muchísima fruta: bayas rojas frescas (frambuesas, grosellas) y bayas negras maduras (moras y ciruelas). Se envuelve en notas de vainilla muy sutiles que muestran un sabio uso de la madera, toques de palo de regaliz y de especias (pimienta). Complejo y muy franco en fase olfativa.

En boca es una explosión de fruta: carnoso, envolvente y con un punto goloso que invita a beber. Tiene un largo recorrido y buena persistencia final.

Un vino con el que disfrutarán tanto los neófitos como los entendidos.

Salud!!!

Margarita Lozano