Archivo de etiquetas| hoteles con encanto

Las mañanas pausadas de Ruralka (2)

No hay despertador. No hay prisas. Los desayunos del Club de Calidad de Hoteles Ruralka ofrecen los productos regionales más auténticos, las mejores vistas, los consejos perfectos para organizar un día lleno de experiencias únicas y, sobre todo, ofrecen el tiempo relajado y tranquilo para disfrutar de un desayuno como el que no se toma en la ciudad, un desayuno pausado. Recogemos algunos de los desayunos Top de Ruralka. Muchos de ellos sin horario, y como mínimo, hasta las 11 de la mañana.

LA CASONA DE SAN PANTALEÓN DE ARAS, EN CANTABRIA

Imagen

El amarillo de la vajilla contrasta con el rojo de los geranios en las ventanas, se ve color y luz al entrar en el comedor. Con alegría Rosa y Chema acompañan al comensal a su mesa, mientras una música suave suena en la estancia. Todo llega servido a la mesa. Zumos recién exprimidos, como el de kiwi, y fruta cortada al momento para comenzar. La propuesta continúa con el yogur artesano de una granja vecina, miel ecológica de Cantabria y nueces de la finca. Mientras, en cocina, preparan el plato caliente, que pueden ser unos huevos de corral con panceta, una tortilla de patatas con embutidos o jamón con queso fresco del valle. Además ofrecen, entre otros productos, pan de hogaza, bizcochos hechos en casa y rosquillas de anís o sobaos de la Vega de Pas. No hay prisa, hasta las 11 es posible bajar a desayunar. Playa o montaña, el plan perfecto para continuar el día que no ha podido comenzar mejor. 

EL HOTELITO, EN ÁVILA

Imagen

Hasta las 12 de la mañana se puede desayunar, con toda la calma del mundo, en este privilegiado rincón a orillas del río Alberche. Música suave en el comedor y una sonrisa a la entrada. Los huevos, provenientes del gallinero de la casa, se fríen en el momento, la fruta de temporada y una selección de dulces nórdicos son, entre otras, las propuestas del Hotelito. El gran ventanal del techo al suelo es sin duda uno de los grandes atractivos, donde las vistas a la montaña y al jardín dan los buenos días rompiendo la rutina de la prisa.
En la mesa lilas, ranúnculos, rosas, calabazas, nueces, castañas… Para ponerle freno a la mañana.

 

 

 

 

 

Anuncios

Las mañanas pausadas en Ruralka: Girona y Almería

No hay despertador. No hay prisas. Los desayunos del Club de Calidad de Hoteles Ruralka ofrecen los productos regionales más auténticos, las mejores vistas, los consejos perfectos para organizar un día lleno de experiencias únicas y, sobre todo, ofrecen el tiempo relajado y tranquilo para disfrutar de un desayuno como el que no se toma en la ciudad, un desayuno pausado. Recogemos
algunos de los desayunos Top de Ruralka. Muchos de ellos sin horario, y como mínimo, hasta las 11 de la mañana.

CORTIJO LOS MALENOS, EN ALMERÍA

Imagen

En pleno Cabo de Gata, se vive el tiempo de otra forma, más despacio, y en este hotel genuino las mañanas se hacen especiales. Si hace bueno, lo mejor es desayunar en alguno de sus porches, llenos de colorido y con el azul turquesa del cielo como telón de fondo. Selección de aceites, mermeladas caseras, galletas de canela y sésamo hechas en el cortijo, sorbetes de fruta, y cada día la sorpresa de la cocina: crêpes, croissant relleno, migas… Durante la mañana Aurora organiza con los viajeros el día, mapa en mano les da las mejores pistas para descubrir la zona: Paseo en barco, excursión en bicicleta, gastronomía… y todo ello despacio, saboreando un desayuno preparado con amor.

MAS RABIOL, EN GIRONA

Imagen

En esta masía ampurdanesa del Siglo XVI las “Mañanas Pausadas” cobran todo su esplendor. Los desayunos se sirven hasta las 11 de la mañana, aunque, previa petición, Gloria, la anfitriona de este hotel, los retrasa una hora más. Las mermeladas se hacen en cocina como antaño, los huevos son de sus gallinas, las verduras de su huerto, los embutidos se los trae un payés de la zona que tiene una producción pequeña y auténtica, los lácteos, igual, son de una quesería cercana… Los bizcochos y los pasteles son también de la casa y si alguno se atreve, puede comenzar el día con unos buenos callos o garbanzos para coger fuerzas y visitar las calas y los pueblos medievales de la región.