Archivo de etiquetas| entrevistas

Sumilleres primavera – verano 2012

 

 

Ya está aquí el número primavera – verano de la revista Sumilleres, donde te proponemos un amplio dossier sobre vinos blancos y una selección de ellos con la que hemos querido recorrer prácticamente toda nuestra geografía.

También un especial sobre cervezas, ahora que llega el verano, con historia, curiosidades y referencias sobre cerveza y salud, una bebida tan popular como desconocida en nuestro país.

Nuestro viaje al extranjero nos lleva, en esta ocasión a Cerdeña, un trocito de paraíso en el Mediterráneo donde el descubrimiento de una cepa milenaria está poniendo en jaque antiguas teorías sobre los orígenes de la vitivinicultura.

Te ofrecemos además un reportaje sobre diferentes ginebras, nacionales y extranjeras y numerosas recetas de cócteles para disfrutarlas de forma original y sorprendente.

Por último, te recomendamos varios destinos enoturísticos  para que disfrutes al máximo de tus vacaciones.

Un número lleno de propuestas frescas y sugerentes que esperamos te ayuden a disfrutar el verano.

 

Para leer este ejemplar, sólo tienes que abrir uno de los siguientes enlaces:  

 

SUMILLERES primavera – verano 2012 (formato PDF)

Sumilleres primavera – verano 2012 (formato revista)

 

* Sentimos que el nombre de dos de las tres cervezas “Aora” de las que hablamos, aparezca mal escrito. Se trata de  un error de los duendes de los ordenadores, que nos han corregido el nombre, modificándolo por la palabra “Ahora”. En la versión en papel aparece correctamente.

Álvaro Muñoz Escassi

 

Acudimos a nuestra cita con Álvaro Muñoz Escassi en su nuevo restaurante, El Coso de las Brasas. Para nuestra sorpresa, ¡se ha olvidado de nosotras! Vaya primera impresión… A pesar de ello y de lo ocupado que está con motivo de unas reformas que se están realizando en el restaurante, nos invita a una cerveza fresquita, que se agradece, en la terraza de la cafetería de la esquina. Él se pide una Coca Cola Light.

En un principio, pensamos en aplazar la entrevista para otro día, pero Álvaro nos propone subir a la parte de arriba del restaurante, donde hay acogedor chill out donde que se puede disfrutar de una buena copa en un ambiente cómodo y agradable, jugar al mus, ver partidos de fútbol…

Es ahí donde nos encontramos, en esa sala en la que pone “privado” en la puerta y a la que no puede subir cualquiera. ¡Somos privilegiadas!

-Pregunta: Nos sorprende que no se de a conocer el restaurante como “el restaurante de Álvaro Muñoz Escassi”.

Respuesta: Aunque no lo ponga en la web, siempre lo presento yo. Sin embargo, no nos interesa que sea considerado como “el restaurante de un famoso”. Nos intentamos adaptar a los tiempos con un precio al alcance de todos los públicos. No queremos que la gente piense que por ser el restaurante de un famoso va a ser más caro y lo último que pretendo es que vengan sólo famosos o que la gente venga a ver famosos.

-P: Hípica, polo, moda, televisión… Diversificas mucho tu vida profesional. ¿Por qué te has metido en la hostelería, siendo algo tan complicado y esclavo?

-R: Tengo un gran amigo que me ha incitado en meterme con él, pero me da miedo el concepto puro y duro del restaurante, porque es muy duro. Este concepto es más sencillo: sólo se come carne a la brasa de pollo, cerdo o ternera y tú te lo preparas en la mesa.

-P: ¿Qué tipo de brasa es?

-R: Es carbón de encina que no echa humo y la carne va en filetitos sin grasa. Además, se acompaña de patatas naturales y ensalada. Nuestra carne lleva una salsa especial de la casa y viene envasada al vacío ya cortada. Es de muy buena calidad, nos la traen prácticamente a diario. Es algo sencillo y nuestro equipo es gente joven que se involucra mucho en la idea y que no están en unos sueldos demasiado caros, con lo que nos ayuda a abaratar todo, como los precios.

-P: ¿Podríamos ver una carta?

– R: No tenemos.

– P: ¿Y la de vinos?

– R: Sólo tenemos un vino, igual que sólo tenemos una cerveza.

– P: ¿Tienes en mente ampliar la carta de vino o comida?

– R: No. Todos los días nos proponen que añadamos cosas, pero, quien quiera otra cosa, que se vaya al Vips…

– P: Has comentado que quieres que venga la gente del barrio, ¿crees que van a repetir mucho sabiendo que siempre van a comer lo mismo?

– R: No es para venir todos los días, pero es una comida muy sana y ahora con las dietas a mucha gente le gusta. No es un sitio para venir todos los días, pero nadie va al mismo restaurante todos los días. Es para venir una vez a la semana.

–  P: ¿Qué postres ofrecéis?

– R: Tenemos tres: tarta de chocolate con dulce de leche, tarta de manzana y tarta de queso, las tres caseras.

-P: Y en este no parar, ¿cuál es tu próximo proyecto?

-R: Estamos organizando son partidos de polos dos contra dos por las noches en plazas de toros por toda España. Además, vamos a abrir otro restaurante, porque nos está yendo muy bien.

Después de una pequeña interrupción por parte de uno de sus dos socios que le necesita unos minutos, nos pregunta si queremos tomar algo y nos sirven lo mismo que en la primera toma de contacto. Cuando vuelve, seguimos con las preguntas.

-P: En alguna ocasión has dicho que el matrimonio está algo anticuado, que en principio no tienes en mente casarte ¿crees también que hay bebidas anticuadas?

– R: Realmente no creo que las cosas estén anticuadas, no niego el casarme alguna vez, pero creo que la vida cambia en muchos aspectos. Cada bebida tiene su momento, y hay bebidas “antiguas” que están muy buenas.

-P: Hablando de momentos… sabemos que estás loco por tener una niña. ¿Con qué brindarías si te dieran la noticia ahora mismo?

– R: Con una copa de vino de crianza de Ares, que a parte de estar riquísimo, les debo mucho porque han apostado por nosotros, por nuestro restaurante.

-P: Y cuándo tu hijo cumpla 18 años, ¿cuál te gustaría que fuera la primera copa que tomes con él?

-R: Otra de Ares, espero que siga trabajando con ellos para entonces.

– P: ¿No decías que había una bebida para cada momento? ¡No repitas!

– R: El vino siempre pega en todo.

-P: Y en la noche de bodas, si la hubiera, ¿también el mismo vino?

-R: Por supuesto.

-P: Y de comer… ¿también carne a la brasa?

– R: (Risas) Eso ya me da más igual.

-P: ¿Cuál crees que va a ser la bebida de este verano?

-R: Me encanta la sangría. Además, sirve desde  para refrescarte hasta para liar la más grande (risas).Yo la preparo muy rica Nos os digo los ingredientes porque es un secreto. Pero no le hecho casera.

-P: ¿Alguna vez te has tomado un vino que te haya emocionado por ser excepcional?

– R: Me vienen a la cabeza dos: el de Pujanza Cisma y Viña Pedrosa, de Ribera de Duero.

-P: ¿Y alguno extranjero?

-R: Argentinos y franceses me han gustado alguno, pero no sé decirte ni cuál ni de qué zona porque soy muy despistado y tengo muy mala memoria ¡yo me mareo leyendo! (risas). Pero, teniendo vinos tan buenos en España, ¿para qué consumir los de fuera? Si aquí hubiera caballos de salto, no me iría a Alemania a por ellos.

-P: Queremos que nos sorprendas. ¿Qué harías que no has hecho hasta ahora?

-R: Uno de mis proyectos nuevos con Vale cuatro, marca de la que soy imagen y tengo tienda, es una línea que estoy diseñando y que vamos a donar una parte a una ONG. 

-P: ¿Te mueves por impulsos o piensas mucho las cosas antes de hacerlas?

-R: Soy muy impulsivo. Tardo demasiado poco en hacer lo que pienso. Por eso creo que muchas cosas me han salido mal, pero nunca paro. Aunque la gente lo piense, no soy un niño de papá, soy autosuficiente, tengo mis hipotecas, mis momentos buenos y mis momentos malos.

-P: ¿La televisión te gusta como tal o es una herramienta más para ganar dinero?

-R: La tele me encanta pero no puede ser mi única forma de vida, sólo hago cosas puntuales que me vienen muy bien y me divierten. Pero, a no ser que tuviera una situación muy cómoda, no me quiero dedicar sólo a ella porque te hace ser muy esclavo y te cambia mucho la vida.

– P: Si te tuvieras que quitar de algo, ¿de qué sería?

-R: Dejaría lo que más me conviniera dejar y cogería lo que más me conviniera coger. El restaurante para mí es un negocio, igual que eran los caballos. Les tenía cariño, sobre todo al que ganaba, pero cuando hay que venderlos hay que venderlos y no se me cae ninguna lágrima.  Yo cada cosa que hago, aunque sean seres vivos que les tengo respeto cariño y agradecimiento, no dejan de ser una herramienta de trabajo. El restaurante es lo mismo. Si va mal, va mal. Si va bien, va bien. Si me lo compran, me lo compran. Si lo traspaso, lo traspaso. Si lo tengo que cerrar, lo tengo que cerrar. Yo soy muy práctico.

-P: ¿Cuál es el ocio para ti?

-R: Para mi todo es trabajo, aunque suene mal. Las cosas me divierten al crearlas, me encanta crear. Una vez que está creado, soy más desastre en la constancia. Por eso he aprendido a rodearme de gente que sí la tiene. El tema del Polo Night, por ejemplo, me divierte porque juego y me gusta, pero lo creo porque puede ser rentable. Mato dos pájaros de un tiro.

-P: Pero… ¿tienes alguna afición en la que no esté el dinero de por medio?

-R: Es que, hoy en día…

-P: ¿Ligar? 

-R: (risas) Ligo con mi novia todos los días, para que no se aburra.

-P: ¿Qué haces cuando tienes tiempo libre?

-R: Estar con mi hijo

-R: ¿Qué te gustaría que aprenda de ti?

-P: Yo creo que tiene cosas mías en los genes. A parte de eso, me gustaría que cuando sea mayor valore mucho las cosas. Es fundamental, sobre todo hoy en día que lo tienen todo. Quiero que valore que las cosas no las puede tener porque sí, que hay que conseguirlas por algo y que muchas veces cuestan y no las puedes conseguir.

-R: Cuando habla sobre ti, ¿qué dice?

-P: Le he enseñado que cuando le pregunten que porqué es tan guapo, diga que es porque se parece a su padre (risas). Es muy noble y algo gamberro, pero no tanto como yo. Buena persona va a ser seguro.

 

Para terminar, nos hacemos una foto y nos acompaña a la salida. ¡Volveremos! Esta vez a probar la comida…

Margarita Lozano y Mar Domínguez