Archivo de etiquetas| cocina francesa

Café Oliver, cocina mediterránea en un ambiente bohemio

El Oliver fue creado en 1966 por Adolfo Marsillach y, desde sus inicios, ha sido un lugar emblemático que ha reunido en su seno a actores, cantantes, escritores y personajes del mundo artístico tanto nacionales como internacionales. En 2002 fue adquirido por dos socios franceses, Frédéric Fétiveau y Karim Chauvin, quienes lo rebautizaron con Café Oliver y dieron un giro al local poniendo el acento en el aspecto culinario, inspirado en las cocinas mediterráneas.

La decoración recuerda a los clásicos bistrots de París, bohemio, con colores claros y paredes antiguas de ladrillo visto, muy luminoso, con mesas junto a los ventanales que dan a la calle Barquillo y aledañas. Se respira un cierto ambiente intelectual, tranquilo y relajado.

Cafe Oliver 2012 448Cafe Oliver 2012 449

 

 

 

 

 

 

La carta del Café Oliver es un homenaje a las cocinas de Marruecos, España, Francia e Italia reinterpretadas por el Chef Frédéric Fétiveau, formado en la escuela clásica francesa, por lo que el toque sofisticado y elegante de la cocina gala está presente en todas las elaboraciones. Fétiveau, con una dilatada experiencia en prestigiosos restaurantes de París (como el Jacques Le Divellec, el Carre des Feuillants o el del Hotel Le Bristol Luxury, cada uno de ellos con 2 estrellas Michelin), propone en el Café Oliver una atractiva fusión cultural gastronómica.

Cafe Oliver_chef

Platos para compartir, tan eclécticos que van desde el Humus con pan de pita a un maravilloso Foie gras “marbré” con mermelada de calabaza y jugo de pato, pasando por un original Carpaccio de magret de pato con vinagreta de trufa, que recomendamos fehacientemente.

IMG-20130130-WA0005

En el apartado de pescados, no muy amplio pero variado, encontramos, por ejemplo,  Brandada de bacalao, Tián de rape y calabaza y un plato muy sabroso: el  Risotto de bisque de cangrejo con langostinos tigre y espuma de erizos.

En el capítulo carnes, aparece la cocina francesa con un homenaje al pato en todas sus formas: desde el Confit casero al Magret con puré de patata con trufa y salsa de mostaza. Pero no dejen de probar por ello su Estik tartare con patatas fritas caseras o el Couscous de capón y calabaza con cebolla caramelizada, este último plato, un guiño al otro lado del Mediterráneo.

IMG-20130130-WA0006

En cuanto a los postres, rica la Tarta Tatin y espectacular la Bomba de chocolate, con el coulis de chocolate caliente en su interior.

IMG-20130131-WA0000

La carta de vinos es variada y a precios muy asequibles, incluídas las numerosas referencias francesas, de prestigiosas denominaciones como Borgoña, Côtes du Rhone, Vosne Romanée, Saint Émilion, Pauillac… También ofrecen una selección de champagnes a buenos precios, así que…¡¡¡ no se priven de regar con un buen vino francés o un champagne toda la comida o la cena!!!

El Café Oliver es ideal para quienes les guste cenar tarde, ya que se puede tomar la primera o la última copa de la noche sin salir del local, en el espacio Eó Chivas Lounge, donde sirven cócteles a ritmo de música lounge.

Además, El Oliver ha sido uno de los pioneros en servir un delicioso y completo brunch los domingos, que se puede degustar desde las 11.45 hasta las 15.45 horas.

Café Oliver – C/ Almirante, 12 (Madrid) – Tel: 91 521 73 79 – www.cafeoliver.com

Margarita Lozano

La Tulipe

 

Sentarse en la terraza de La Tulipe a comer o a cenar y sentirse como en un bristrot en el corazón de París es todo uno… Pero no, estamos en pleno centro de Madrid, en la emblemática esquina de Serrano con Diego de León. Con las típicas sillas de trenzado geométrico y colores vivos de café parisino, es un “must” del verano madrileño.

 

La Tulipe, con 300 metros de local, divididos en un bar, dos salones y un coqueto office para cócteles, ha sido decorado por Mónica Andina y Fernando Tapia, que han pretendido plasmar, dentro de un estilo ecléctico, referencias actualizadas de la decoración francesa empleada en los bistrots de los años 40 y 50. Al fondo destaca un collage de la diseñadora Sole Noriega, con un neón en rojo, que contrasta lo antiguo y lo moderno. Detalles como la vajilla rescatada de varios anticuarios, espejos envejecidos y bancadas tapizadas completan el original escenario. 

 

 

De la cocina se encarga el chef francés Jonathan Goimbault, oriundo de Tours (Valle del Loira, Francia). Goimbault posee una amplia formación en cocina clásica francesa, y ha trabajado en Inglaterra especializándose en cocina de fusión. 

 

 

Así, la carta es un casi un compendio de los platos más conocidos de la gastronomía gala: quiche Lorraine, huevos benedict,  tostas con el pato como protagonista -no se pierdan la tosta de foie fresco a la plancha con manzana caramelizada sobre brioche casero- o  una sección de crêpes saladas son algunas de sus propuestas.

 

 

Entre las sugerencias del chef, les recomendamos probar sus mejillones, cocinados con una salsa ligera de crema y un fondo de puerro, deliciosos; la raya con mantequilla negra y alcaparras. Y las vieiras con langostinos sobre un puré de aguaturma y un crujiente de pita: ¡espectacular! Y sin lugar a dudas, el plato más original de la carta: el tartar de magret de pato. 

 

 

En los postres, déjese tentar por una crêpe dulce –incluida la mítica crêpe suztte-, por el coulant de chocolate o por cualquier otra propuesta: todos son caseros y deliciosos.

 

 

La carta de vinos es escueta aunque con referencias escogidas. Varios de los vinos se sirven también por copas, lo que permite cambiar de vino en cada plato… Incluidos varios vinos franceses, a precios razonables.

 

Cuando la noche avanza, los jueves, viernes y sábados (salvo en julio y en agosto), un DJ ameniza el final de las cenas con música house, low tempo y electro swing. En ese momento la carta de cócteles y ginebras Premium cobra protagonismo.

 

El precio medio de carta oscila entre los 30 y los 40 euros. 

 

La Tulipe es el tercer restaurante de un nuevo grupo emergente de restauración en Madrid formado por diferentes socios, con la vocación de ofrecer en un ambiente decorado con buen gusto y estilo, cocinas bien elaboradas a precios razonables. Los otros restaurantes son Makkila, un pequeño local especializado en pintxos y vinos por copas; y Whitby, uno de los locales más de moda en Madrid, con una decoración retro-industrial, en el que tomar platos de de cocina mediterránea con chispa y copas en un ambiente chic.

 Como Chef Ejecutivo de los tres restaurantes se encuentra David Tuñón, cuya trayectoria profesional incluye restaurantes tan conocidos de la capital como  El Foque, Villa María, y Bolocco.

 

 Margarita Lozano

 

 

C/ Serrano, 110 – 91 563 34 31

PRACT&CO by Enrich

Víctor Enrich continúa en su conquista de la exclusiva zona residencial de La Moraleja. El chef madrileño ya dirige el Taller de la Hamburguesa (hamburguesas de calidad a buen precio) en la Plaza de La Moraleja y acaba de inaugurar Pract&co, una brasserie en la que se mezclan la cocina francesa y los platos más típicos de la tradición madrileña. 

 

 

El nombre hace referencia a un concepto diferente de restaurante, ya que la carta se estructura en secciones que permiten elegir los platos de forma rápida y fácil: Mar, Tierra, Granja, Cuchara, Huerta, Pescados, Arroces y Fideuás, etc. Además, Víctor Enrich no ha olvidado incluir en la carta las recetas más clásicas de su cocina de siempre. Muy innovadora la barra de ostras francesas e irlandesas, perfectas para acompañarlas con una copa de champagne. La clave del éxito de este rincón está en la calidad de las ostras y en su precio (desde 1,60 la ostra, al pedir una docena).

¡No hay excusa para no darse un verdadero homenaje! Propuestas tan exquisitas como las ancas de rana fritas, los escargots a la madrileña o las alcachofas fritas. Mucha cocina de temporada y producto de primera calidad. No se vayan sin probar su steak tartar cortado a cuchillo o su hamburguesa de rabo de toro… ¡O vuelvan las veces que sea necesario! Los postres son caseros y populares, como el arroz con leche y la clásica tarta de limón. 

 

 

La carta de vinos es sencilla pero equilibrada, dominando las referencias españolas, complementada con una acertada selección de vinos franceses (Borgoñas, Burdeos y Champagnes).

La decoración del local ha sido realizada por Cousi Interiorismo, que se ha inspirado en la naturaleza para plasmar un ambiente cálido y muy fresco, con maderas de roble y pino en sus acabados más naturales, sin tratar ni barnizar; el granito, como la roca suspendida en las escaleras; las estacas unidas con cuerda, similar a las de una sencilla valla de cualquier playa. La zona baja, de la gran barra, de cemento y roble, con la vitrina volada, con la placa fría para conservar las ostras que se consuman en el día; y la zona del restaurante y de las mesas que permiten tener una panorámica de todo el local y de gran parte de la plaza. 

 

 

 

En la época de verano, el Pract&co tiene una preciosa terraza rodeada de setos en flor que da a la famosa fuente y que en el verano se convierte en uno de los centros de restauración más divertidos y cool de todo Madrid.

 

Margarita Lozano

 

Estafeta, 2- Plaza de la Fuente de la Moraleja – 91 650 29 32 – www.el-practico.com

 

Le Petit Prince

Ir a descubrir un restaurante francés en Madrid es, para mí, toda una aventura. ¿Por qué? Bueno, porque soy quizás demasiado crítica ya a priori… Creo que mis 12 años en Francia me dan la suficiente perspectiva y el suficiente conocimiento para ello. La mayoría de los restaurantes que anuncian auténtica cuisine française son, la mayoría de las veces un ·”quiero y no puedo” o una mala imitación.

Todo lo contrario de Le Petit Prince… Un maravilloso descubrimiento y una cocina auténtica, elaborada, con un punto de sofisticación y un gran respeto por el producto. Quizás porque el chef y propietario, Philippe Frangialli, es francés y el restaurante es una prolongación de sí mismo.

Hacía mucho tiempo que no comía unos caracoles bourgignone tan sabrosos, rellenos con una mantequilla de ajo y perejil. Soberbio el foie casero, macerado previamente en cognac y con un toque de amaretto que le da un je-ne-sais-quoi especial…Fantástica la bavette con chalotas, tierna y en su punto perfecto de cocción. Y no se pierdan la tarta tatin: la más auténtica que he probado en Madrid.

La carta de vinos hace un interesante recorrido por la geografía vitivinícola gala, a precios muy ajustados que permiten disfrutar de una buena botella acompañando la comida o cena.

La sala es pequeña, acogedora, con elementos decorativos que hacen un guiño a la novela de Saint-Exupéry. Ahora que empieza el buen tiempo, disponen también de una tranquila terraza y amplían su oferta con propuestas más frescas como el steack tartar y una amplia oferta de ensaladas.

Margarita Lozano

 

C/ Fernán González, 7 – Madrid – Tlf: 91 431 44 14  http://www.lepetitprincerestaurant.com