Archivo de etiquetas| catas

Premios Cofradía Reino de la Monastrell 2014

El pasado se celebraron las sesiones de cata de los Premios Cofradía del Vino Reino de la Monastrell 2014 en el Palacete de la Seda, en plena huerta murciana. Este año han participado 25 bodegas lo representa un incremento en el número respecto a años anteriores, que pone de manifiesto el interés de bodegueros y enólogos por las cualidades específicas de los vinos de esta variedad.

ImagenImagen

En esta edición del certamen, celebrado en el Palacete de la Seda de Murcia, han sido galardonados 17 vinos, otorgándose cinco medallas de oro y trece medallas de plata. Recordemos que en este concurso pueden obtener medalla un máximo del 25% del número de muestras presentadas a concurso. Para obtener medalla de oro se necesitaba una puntuación entre 90 y 100 puntos; y para la plata, entre 83 y 89 puntos, otorgados por el jurado, compuesto de periodistas vitivinícolas, bodegueros, enólogos y técnicos. Este año se ha eliminado la mención “bronce”.

Imagen

La Monastrell es una variedad en auge entre los consumidores, que aprecian su frutosidad y sus evocadores aromas florales. Son vinos netamente mediterráneos, de hecho es una variedad cultivada en el sur de Francia (donde se denomina “Murvedre”), en Córcega, Cerdeña y la costa occidental de Italia. A este concurso solo se presentan vinos de Monastrell españoles. Pero…¿Por qué no algún día un certamen internacional?
 Los Premios Cofradía del Vino Reino de la Monastrell constituyen la referencia para los vinos de esta variedad, permitiendo identificar tendencias y estilos.

Y en otro orden de cosas, no menos importante, es para mí cada año un placer reunirme con tantos amigos y buenos profesionales para evaluar estos vinos y compartir la experiencia.

Imagen

Mis felicitaciones a la organización y a los ganadores ¡¡¡Espero acompañaros también el año que viene!!!

 

VINOS PREMIADOS

Premios Cofradía del Vino Reino de la Monastrell 2014

 

VINOS ROSADOS

Medalla de oro: desierto

Medalla de Plata Alceño Rosado 2013 – Pedro Luis Martínez (D.O.P. Jumilla)  

VINOS TINTOS AÑADAS 2012 y 2013 sin madera
Medalla de oro: desierto

Medalla de Plata

Castillo de Alicante 2013 – Bodegas Bocopa (D.O.P. Alicante)

Conde de Alicante 2013 – Bodegas Bocopa (D.O.P. Alicante)

Coto de Alicante 2013 –  Bodegas Bocopa (D.O.P. Alicante)

Mas de Valdona 2013 – Bodegas Bocopa (D.O.P. Alicante)

VINOS TINTOS, AÑADAS 2012 y 2013 con madera

Medalla de Oro Luzón Roble 2012 – Bodegas Luzón (D.O.P. Jumilla)

Medalla de Plata

Viña Marcelino 2012 – V y B Madroño (D.O.P. Jumilla)

Juan Gil 12 meses 2012 – Bod. Hijos de Juan Gil (D.O.P. Jumilla)

Macedonio Joven 2012 – Finca del Regajo (I.G.P. V.T. de Castilla)

VINOS TINTOS, AÑADAS ANTERIORES A 2012

Medalla de Oro

Las Reñas Selección 2010 – Bodegas del Rosario (D.O.P. Bullas)

Cueva del Perdón 2010 – Bodegas Murviedro (D.O.P. Alicante)

Medalla de Plata

Crápula, 2010 – GLM Estrategias del Vino (D.O.P. Jumilla)

Altos de Luzón 2009 – Bodegas Luzón (D.O.P. Jumilla)

Juan Gil 18 meses  2010 – Bod. Hijos de Juan Gil (D.O.P. Jumilla)

Ribera Alta del Mundo 2011 – Bod. Coop. Campo Ntra. Sra. de la Encarnación (D.O.P. Jumilla)

Alceño Selección Crianza 2010 – Pedro Luis Martínez (D.O.P. Jumilla)  

VINOS DE LICOR

Medalla de Oro

Camelot 2013 – Bodegas Salzillo (D.O.P. Jumilla)

Hacienda Pinares Dulce Monastrell 2010 – WinesCoop Gestión y Servicios (D.O.P. Jumilla)  

 

 

 

Cata de vinos a ciegas: ¿Estás seguro de saber lo que te gusta?

El pasado jueves día 20  tuvo lugar una cata en el Mesón La Alegría de Granada (C/ Moras, 4) que tuve el placer de dirigir. Elegí cinco vinos para que los asistentes pudieran buscar en su memoria olfativa y decidir qué vino entraba más en el estilo  de vino que les gustaba o que ellos creían que les gustaba:  cuatro tempranillos de zonas diferentes de España y un coupage de Monastrell, Syrah y Cabernet Sauvignon que iba de “infiltrado”, como su compañero de bodega. Nada fácil para personas que asistían por primera vez a una cata a ciegas. Tenían, además, que valorar la calidad del color, los aromas, las sensaciones gustativas y táctiles y la impresión que el alcohol les producía en boca.

Imagen

Una vez más llenamos la sala. Muchos de los asistentes ya son asiduos a nuestras actividades. Fue una cata muy participativa que terminó con un tapeo en la terraza acompañado de los vinos de la cata, que fueron:

Imagen

–          Dinastía de Reyes  Crianza 2011 (Señorío de Barriobero, D.O. Ca. Rioja): un Rioja “de libro”, con toda la tipicidad de la zona. Todos estuvieron de acuerdo en que es el vino en el que pensamos cuando pensamos en un Rioja: fruta, tostados de madera y vainillas muy presentes.

–          Raúl Calvo Crianza 2010 (Bodegas Raúl Calvo, D.O. Ribera del Duero):  un Ribera identificable, prácticamente todo el mundo reconoció el origen, un hecho que habla muy a favor del vino. Mucha fruta y mucha vivacidad, con taninos dulces y buena acidez.

–          Cuvée Joana 2011 (Bodegas Valgal, D.O. Valtiendas): un vino que sorprendió mucho y gratamente. La mayoría no conocían la denominación ni de oídas. Gustó mucho por su frescura y su profundidad y llamó la atención el concepto de vino biodinámico (nada fácil de explicar a neófitos).                         

–          Finca Sobreño 2010 (Bodegas Sobreño, D.O. Toro): muy grato este vino, los 8 meses de barrica es un tiempo de crianza ajustado a su fuerza frutal y tánica. Potente, sabroso y elegante a la vez.                          

–          Tavs Selección 2012 (Hacienda del Carche, D.O. Jumilla): su carácter floral (esas violetas de la Monastrell y del roble húngaro empleado parcialmente en su crianza) marcaron la diferencia. Todos los asistentes estuvieron de acuerdo en que no esperaban algo así de Jumilla. Rompiendo prejuicios.

Imagen

¡¡¡OS ESPERAMOS EN LA PRÓXIMA!!! 

Cata de Vinos Naturales de Bodegas Naranjuez (Granada)

                                                                Imagen

Ayer sábado 8 de marzo, asistí a una cata de los vinos de la bodega granadina El Marchal-Naranjuez. Se trata de una pequeña bodega con 2 hectáreas de viñedo a orillas del río Alhama, en la cara norte de Sierra Nevada, a unos 950 metros de altura, donde las diferencias térmicas son amplísimas y pueden llegar a los -20ºC en invierno. Esta bodega pertenece a la Asociación de Vinos Naturales, cuyos vinos han de cumplir los siguientes requisitos:

– Proceder de cultivos respetuosos con  el medio ambiente: se practica agricultura ecológica o biodinámica, se siguen métodos ancestrales usando solo productos naturales y se respetan los ciclos naturales.

– Los tratamientos más comunes y admitidos en agricultura ecológica como azufre o sulfato de cobre se limitan a lo imprescindible. No se usan abonos químicos, herbicidas, plaguicidas, fungicidas sistémicos ni organismos manipulados genéticamente.

– Se intenta generar el mínimo de residuos y gestionarlos de la mejor forma posible, y se fomenta el ahorro energético.

– El autor del vino controla el viñedo, es responsable de todos los trabajos que se realizan y toma las decisiones. Por ello, es preferible que los viñedos sean en propiedad. También es preferible que el productor trabaje directamente y se implique en cada una de las tareas dedicando una parte importante de su tiempo de trabajo al viñedo. No se compra uva de viñedo no controlado.

– La uva debe reflejar las condiciones de la tierra y la añada. No debe haber elementos que distorsionen la expresión de la tierra y la uva en el vino.

– De preferencia, el trabajo se realiza de forma manual y artesanal. La maquinaria usada, en todo caso, no debe alterar las condiciones naturales de la uva, del mosto o del vino.

–  No se usan levaduras comerciales ni cualquier otro producto para acelerar o conducir la fermentación alcohólica. No se usan bacterias malolácticas para acelerar o conducir la fermentación maloláctica, no se corrige la acidez acidificando (con ácido tartárico, cítrico o cualquier otra sustancia) ni desacidificando, no se chaptaliza ni se encabeza con alcohol, no se usa ácido ascórbico, sórbico o sorbato potásico, antibióticos, no se añaden aromas, no se usan virutas o trozos de madera para aromatizar, no se emplean la ósmosis inversa, la concentración, la criomaceración o cualquier otra técnica que suponga la disgregación artificial de los componentes del mosto o el vino. No se clarifica, se deja que sea el propio vino el que haga esta operación, con ayuda del tiempo. No se filtra, así no se eliminan componentes naturales y beneficiosos para la evolución natural del vino.

– No se usa Anhídrido Sulfuroso o Dióxido de Azufre (SO2). Se investigan técnicas que eliminen su necesidad, como la hiperoxidación del mosto, la estabilización natural por el transcurso del tiempo y la sucesión de procesos físicos y químicos espontáneos, el control visual y organoléptico del potencial de oxidación y la limitación de la exposición del vino al aire, etc.

Las bodegas asociadas (españolas, francesas e italianas) colaboran entre sí en temas técnicos, comerciales, legales o cualesquiera otros que sean de interés para la viabilidad de sus proyectos, participando en la Asociación aportando y aprendiendo.

Sin duda, estos vinos son diferentes de los convencionales: ante todo, son una apuesta por un sistema de elaboración que no siempre llega a término con éxito (por no utilizar métodos que impidan oxidación y conservación) y que limita un poco su mercado: no son vinos viajeros, son vinos de proximidad.

Por otra parte, es lo más cercano a la propia tierra y sus frutos que podamos beber. Así lo explicaba ayer el dueño de la Bodega Naranjuez, Antonio Vilchez, a lo largo de la cata de 8 de sus vinos, celebrada en el Bar de Vinos Ajoblanco (C/Palacios, 17, Granada), un magnífico  lugar para disfrutar del vino. He aquí mis impresiones:

                                                       Imagen

–          Baco Pérez 2013 Blanco: se embotellará en abril (para evitar problemas de refermentación, hay que esperar un poquito más que los blancos convencionales). Elaborado con las variedades Vigiriega, Perruna, Doradilla y algo de Sauvignon Blanc. Realiza la fermentación alcohólica con las pieles. Amarillo y, lógicamente, algo turbio. Un poco corto en aromas y en boca, con un ligero amargor final y una acidez cítrica marcada.

–          Baco Pérez 2012 Blanco: Algo más turbio a la vista que el anterior y casi ambarino. En nariz despliega aromas de melocotón, vainilla y miel. En boca hay percepción de redondez, con sensaciones cálidas al final de la boca.

–          Brutal Rosado 2013: Hay 14 bodegas que son propietarias de la marca Brutal y embotellan con la misma etiqueta, aquí y en Francia. De este rosado hay solo 900 botellas. Está elaborado con Garnacha, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc y Pinot Noir. Color fresa a la vista, algo velado, con aromas un poco tímidos de fruta roja y lácteos. Hay más peso frutal en boca, donde se queda pelín corto.

–          La Prisa Mata Tinto: elaborado con un 50% de Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Merlot y Pinot Noir. Todos han pasado 12 meses por madera. De esta referencia hicimos una vertical de tres añadas:

2008: En esta añada, había un 3% de Garnacha en el coupage. Color rubí poco evolucionado, muy vivo para ser un 2008 aunque ya en fase descendente.

2009: Un vino interesante. Un poco más evolucionado que el anterior a la vista, de color guinda. Al principio aparece un poco de reducción y de aromas animales que desaparecen al mover la copa, y encontramos cerezas en licor, marrasquino y pimienta rosa. Carnoso, profundo y de mucha persistencia en boca.  Para mí, está en su mejor momento.

• 2010: Un color parecido al 2009, cereza guinda y más complejo en nariz, con aromas de tabaco y humo, y balsámicos muy frescos. En boca es profundo, algo cálido, con la acidez aún muy viva.

–          Pinot Noir: esta variedad, debido al microclima de la zona, da vinos muy parecidos a los Borgoñas. Dice Antonio Vilchez que es “la niña de sus ojos”. De esta referencia catamos dos añadas, 2009 y 2010.

• 2009: Color guinda, capa baja. Hay mucha intensidad frutal, con aromas terrosos, de setas y trufas. Amplio, sedoso y fresco en boca. Uno de los que más me gustaron de la cata.

• 2010: Muy parecido al 2009, pero más balsámico y con una acidez aún demasiado dominante y algo menos de persistencia.

Al final de la cata probamos una botella de Pinot Noir de la añada 2004 que Nicolás tenía en el establecimiento. Veredicto: ¡¡¡sensacional!!!

                                                                      Imagen

La próxima sorpresa es un vino que está elaborando con otras dos bodegas de Vinos Naturales catalanas, con mezcla de vinos de las tres y que se va a llamar Tres Luces Rojas. Habrá que esperar…

Si quieren nuevas experiencias (y gratas) no dejen de probar estos vinos granadinos. Y si puede ser, con un buen jamón de Trevelez y pan de Illora, en el acogedor ambiente de Ajoblanco y servidos con cariño por su dueño, Nicolás.

                                                     Imagen

 

Concurso Mundial de Bruselas 2013

 

De vuelta de Bratislava, donde se ha celebrado este año el Concurso Mundial de Bruselas. Muy cansada pero realmente contenta y satisfecha. Eslovaquia nos ha recibido con los brazos abiertos y, aunque hemos tenido poco tiempo para disfrutar de la ciudad de Bratislava y visitar algunas bodegas, ha sido una gran experiencia.

 

Y es que este Concurso es uno de los más importantes del mundo: este año, con 8.200 vinos inscritos (España es el segundo país en  número de muestras inscritas, después de Francia) procedentes de 50 países productores se ha batido un nuevo record. 320 catadores de 40 nacionalidades diferentes hemos sido los responsables de catar tan ingente cantidad de vinos, en tres sesiones de cata, empezando a las 8.30h y terminando aproximadamente a las 13h. Tres mañanas de intenso trabajo para los comités, compuestos de cinco o seis catadores, de los que uno es elegido por la organización presidente de la mesa. En cada sesión de cata, cada comité degusta y puntúa una media de 50-55 vinos, divididos en series de forma que cada una de ellas se compone de vinos del mismo tipo de uva mayoritaria, de la misma zona y de la misma añada o, como máximo, de tres añadas consecutivas. Las catas se realizan a ciegas, la única información que tenemos los catadores es la añada de cada muestra y la certeza de que las series se organizan de la forma anteriormente descrita.

Concurso1

Otro dato importante es que en los comités nunca hay dos jurados de la misma nacionalidad, con lo que los factores “culturales” referentes a gustos, preferencias o hábitos se ven minimizados al ser diferentes los de cada uno de nosotros.

Cada sesión de cata empieza con un vino de puesta en boca que cada comité degusta, puntúa y comenta, con el fin de unificar parámetros, es decir, de establecer cuál debe ser la calidad mínima que ha de tener un vino para ser acreedor a una medalla. Es lógico pensar que la seriedad y la credibilidad de cualquier concurso depende de la seriedad y la credibilidad de sus catadores. Y en este sentido, he de decir, que para mí es un privilegio formar parte del jurado desde hace tantos años y rodearme de magníficos profesionales del mundo entero. Somos críticos, bastante severos y exigentes a la hora de catar y manifestamos el más profundo respeto ante cada uno de los vinos que nos son servidos. Muchos de nosotros no nos vemos más que de año en año en este concurso, sobre todo si procedemos de distintos continentes, y el Concurso Mundial de Bruselas ha conseguido crear un ambiente casi familiar entre todos nosotros, de camaradería e intercambio.

 

Desde hace unos cuantos años soy designada para presidir un comité que, en esta ocasión estaba compuesto por Yves Paquier (Suiza), periodista y formador, tesorero de la FIJEV y Caballero del Mérito Agrícola Francés y cofundador de AEFO; Ophelie Neiman (Francia), periodista del diario Le Monde; Killien Krauth (Alemania), periodista y editor de la revista de vinos Heilbronner Stimme; y Attila Geönczeöl (Hungría), enólogo y escritor en varias publicaciones como Oenologist Pesti Müsor, Élelmiszer FMCG Magazin y Borigo Magazin. Y una servidora!!!

 

El viernes día 10 de mayo, nuestro comité degustó, en primer lugar, una serie de 9 blancos eslovacos de las variedades Veltlínske Zelené, Veltlín y Müller Thurgau, que manifestaron irregularidad en la calidad, llegando el mejor de entre ellos a recibir 85 puntos. A esta serie

 

siguió otra de 12 champagnes, con mucha regularidad en cuanto a la calidad, consiguiendo puntuaciones muy similares, aunque solo un par de medallas… La tercera serie venía “de casa”, 15 vinos tintos de Castilla – La Mancha (D.O. Manchuela, D.O. La Mancha, D.O. Méntrida y V.T. de Castilla): buena calidad, mucha regularidad y algunas medallas bien merecidas (hay que decir que cuando se reciben las listas tras las catas y encuentras una serie de tu país que ha sido bien puntuada, una se siente orgullosa de lo bien que se están haciendo las cosas en España!!!). Terminamos ese día por una serie de 14 merlots canadienses: decepcionantes por su irregularidad y mala factura enológica. Tal vez tuvimos mala suerte…

 

El día siguiente, sábado 11 de mayo, mi comité empezó la cata con una serie de 7 Vinhos Verdes (Portugal), de los que un par destacaron poderosamente del resto. Seguimos con 8 tintos franceses de la región de Languedoc-Rousillon, de los que 3 obtuvieron medalla de oro y 2 medalla de plata: impresionante el auge cualitativo de la región en la última década. La tercera serie fue impresionante: 10 tintos del Algarve portugués que podríamos calificar de magníficos. Una de esas series que alegran las caras y los corazones de los catadores, con 3 medallas de oro y 4 de plata!!! Continuamos con 12 vinos suizos, de la región de Valais, de calidad irregular (extraño, de todos es conocida la excepcionalidad de sus Pinot Noir), donde solo destacaron dos clarísimas medallas de oro. Y para terminar la mañana de trabajo volvimos a Francia: 13 tintos de las AOC Canon-Fronsac y Fronsac, de una calidad excelente, muy regular y una bella materia en boca, con puntuaciones muy similares entre unos y otros.

 

Último día de cata, domingo 13 de mayo: comenzamos con 8 blancos Traminer de la República Checa, y aunque 5 de ellos no fueron mal puntuados, tienen aún mucho camino por recorrer cualitativamente hablando. Continuamos con 11 tintos de la AOC Bordeaux Supérior cosecha 2010 que no sorprendieron ni para bien ni para mal… Y en tercer lugar llegó la mejor serie de todo el concurso según la opinión unánime de mi comité (para gran orgullo de una servidora): 13 fantásticos Riojas cosecha 2011 que obtuvieron 5 medallas de oro y 4 medallas de plata!!! Desde estas líneas, felicito a todos los vitivinicultores y bodegas españolas, premiados o no, por el magnífico trabajo y esfuerzo que hacen desde hace décadas y que se ve reconocido internacionalmente. La cuarta serie también nos encantó: otros 13 vinos portugueses (Vinho Regional Lisboa) de buena calidad y marcada tipicidad, de los que 4 obtuvieron medalla de oro. No terminamos con muy buen sabor de boca: la quinta serie, de 8 tintos checos de la región de Moravia, no despertó mucho entusiasmo que digamos…

 

Los resultados definitivos no estarán hasta pasado mañana, por lo que no puedo aún dar marcas de los vinos catados por mi comité… Un poquito de paciencia…

 

Participar en un concurso de estas características nos permite a los catadores hacernos una idea precisa del mercado actual, de la evolución de las zonas productoras, de los diferentes estilos y de la calidad actual.

 

Además, estrecha lazos entre nosotros, entre los catadores. El “equipo” español ha sido este año de lujo y nos hemos hecho más amigos si cabe. Pero también hemos confraternizado con personas de tantos otros países con las que compartimos una pasión: el vino. Y es que, de verdad, somos una gran familia.

 

No puedo dejar de felicitar a todo el equipo del Concurso por su magnífica organización (son cientos de personas las que hacen posible que “la máquina” funcione sin un solo chirrido. Todos, siempre con una sonrisa y prestos a ayudar ya resolver cualquier cuestión o pequeño problema. Felicidades, de verdad y gracias por vuestro entusiasmo y profesionalidad.

 

El año que viene, el Concurso regresa a su ciudad de origen, Bruselas, para conmemorar su vigésimo aniversario. ¡¡¡Allí nos veremos, amigos!!!

 

Margarita Lozano