Archivo de etiquetas| bodegas robles

Vinos excelsos en el Corpus granadino – Granada Hoy 29/05

untitled

Anuncios

LAS CEPAS MADRINAS

 

“Nosotros no heredamos la tierra de nuestros antepasados,

la tenemos en préstamo para nuestros descendientes”.

Ralph Waldo Emerson

 

Bodegas Robles fue fundada en 1927. Como siempre ha sido habitual para los agricultores de la zona de Montilla-Moriles, tradicionalmente solo utilizaban pequeñas dosis de tratamientos preventivos en el cultivo, ya que las condiciones climáticas, con unas temperaturas que varían entre los -5º y los 45º, hacen que el control de plagas nunca haya supuesto un gran problema. Así, los viñedos siempre han permanecido muy cercano a ecológico. Pero además, desde 1999, Bodegas Robles desarrolla un proyecto de “modelo agroambiental”. Veamos en qué consiste.

 

Empezaré explicando que, en la actualidad, vino ecológico, biológico u orgánico se define como “vino elaborado a partir de uvas cultivadas ecológicamente”, mediante técnicas agrícolas que respetan el medio ambiente y conservando o incrementando la fertilidad del suelo de cultivo mediante la utilización óptima de los recursos naturales, sin productos químicos de síntesis como fertilizantes químicos, insecticidas y plaguicidas, obteniendo, por tanto, un alimento más saludable y de gran calidad. Para que un viñedo sea clasificado como ecológico, un organismo oficialmente reconocido tiene que certificarlo como tal.
El empobrecimiento paulatino de las tierras de cultivo por las técnicas agrícolas tan agresivas practicadas durante los últimos 50 años han llevado a la progresiva erosión del suelo, y con ello a la necesidad de aportes artificiales que, en dosis excesivas, son un problema para el equilibrio del ecosistema. No hay duda de  que la viticultura ecológica protege el medio ambiente.

 

Los viñedos de Bodegas Robles han sido los primeros certificados pertenecientes a una Denominación de Origen en el Sur de España. El cambio de modelo agroambiental pretende acabar con un modo de agricultura que tiene como consecuencias la degradación del medio a causa de la sobreexplotación de la tierra: disminución de la fertilidad del suelo, contaminación de los acuíferos y aguas superficiales, pérdida de biodiversidad y de semillas, desertificación del terreno, etc…

 

Uno de los pilares de este modelo ecológico es el manejo de la cubierta vegetal, basado en el sembrado selectivo de semillas de especies silvestres autóctonas con selección espontánea, como “trebolina”, amapolas, leguminosas (que son fijadoras de nitrógeno), especies de raíz corta, etc., siempre teniendo en cuenta la posible competencia que puede existir con la viña, por lo que se deja la cubierta vegetal a una distancia determinada de los pies de planta. Según vienen comprobando desde que iniciaron el proyecto, el cotejo de datos muestra beneficios indiscutibles tanto para el suelo como para la fauna autóctona de la zona: disminución de la erosión del suelo, mantenimiento de la humedad del suelo, aumento de la permeabilidad en las épocas del año en las que en un cultivo en convencional disminuye, mejora del ciclo de nutrientes de la planta e incorporación de nutrientes tras el desbrozado y secado del material vegetal cortado…
También la población de microorganismos beneficiosos es mayor, como es el caso de las levaduras que, a la hora de elaborar el vino ecológico, actuarán en mayor número potenciándose las características organolépticas.

 

Pero además, en Bodegas Robles decidieron en 2011 acercar y explicar a los consumidores su filosofía y hacerles comprender la importancia de la agricultura y en concreto de la viticultura ecológica, además de ponerlos en contacto directo con las labores del campo y las tareas de bodega: ver todo lo que hay detrás de una botella de vino ecológico. Y para ello crearon un precioso proyecto: que cada una de sus cepas pudiera amadrinar a una persona.

 

Cada amadrinado puede seguir la evolución de su cepa a través de facebook y, además, ir al viñedo y a la bodega en varios momentos claves del año: la poda, el despunte, el aclarado, la vendimia y la llegada del vino nuevo. La cepa a veces enferma y nos enseña cómo supera su enfermedad; como trabaja a lo largo del año para dar su fruto; como interactúa con su entorno… En definitiva, las madrinas nos enseñan a enfrentarnos con la vida.

 

Hay adultos y niños de todas las edades amadrinados por una cepa: hoy, más de 350. Yo tengo el honor de formar parte de ese grupo. El pasado domingo nos reunimos en Bodegas Robles y cada uno vendimiamos nuestra madrina (y alguna que otra cepa más) junto a la cuadrilla que trabajaba desde temprano por la mañana.
vendimia2
visita

Después en la bodega, niños y no tan niños pudimos experimentar el pisado de la uva, como se hacía antaño, y después, dirigidos por Francis Robles, conocieron de primera mano las fases de elaboración de un vino.

 

 

Más tarde pasamos a la sala de botas, donde se crían sus vinos generosos, para catar tres de sus vinos que reflejan muy bien el estilo de la bodega, que busca juventud y frutalidad: el verdejo joven 2012; un amontillado joven y un PX sin paso por madera. Todos ellos ecológicos, por supuesto. Rocío Márquez, Directora Técnica de la bodega dirigió la cata, explicando la elaboración de cada vino y yo misma participé describiéndolos organolépticamente.

cata
comida

 

Tras la “dura” mañana, se sirvió una comida en el viñedo, bien regada con sus vinos y seguida de una agradable sobremesa en gratísima compañía.

 

Ser amadrinado por una cepa es gratis. Solo tienes que ponerte en contacto con la bodega. Toda la información y datos en: www.bodegasrobles.com