La navidad sin burbujas es menos navidad – Granada Hoy 13/12

Aunque cada vez el consumo de vinos espumosos está más desestacionalizado, la Navidad sigue siendo el momento en que una copa burbujeante es casi imprescindible.

  • Cava

Los vinos espumosos españoles consiguen mostrar actualmente buenas cualidades, gracias al trabajo desarrollado por bodegueros y enólogos en los últimos años, por lo que son cada vez más apreciados por prescriptores y clientes finales. Dicha calidad y reconocimiento queda palpable en las ventas. Así, por ejemplo, en el caso de la Denominación de Origen Cava, si el año pasado se hablaba del descenso preocupante en sus ventas, sobre todo en el mercado interno, en el primer semestre de 2015 las ventas han repuntado en un 9% en España, en parte gracias a la apuesta de impulsar la nueva gama de Cavas Premium, una novedosa categoría que muestra la excelencia de algunos cavas.

En el S.XVIII comienzan los primeros escarceos entre las burbujas y los bodegueros catalanes, coincidiendo con una época en la que el champagne tenía gran notoriedad en las principales cortes europeas –tras haber sido puesto de moda en la corte de Versailles por Madame Pompadour, amante de Luis XV- y los vinos catalanes atraviesan tiempos de bonanza. A mediados del S XIX, empleando el método champegnois o tradicional, varias familias de Sant Sadurní d’Anoia transforman sus vinos tranquilos en espumosos. Las variedades autóctonas utilizadas son macabeo, xarel.lo y parellada, aunque también se emplean variedades foráneas como la pinot noir o la chardonnay. Estos espumosos se embotellaban bajo el nombre de “champán”, algo que hubo de cambiarse con el ingreso de España en la Comunidad Económica Europea en 1985, puesto que en la CEE ya existía la protección de denominaciones de origen y otras indicaciones geográficas y “champán” hacía alusión a una de ellas: la región de Champagne en Francia. Y por lo tanto, solo el espumoso producido en esa denominación de origen protegida puede llamarse champagne. Hoy en día, la comarca catalana del Penedés cosecha uno de los mejores vinos espumosos del mundo, a la altura del champagne o el crémant, un espumoso también francés. La Denominación de Origen Cava y la Comunidad Autónoma de Cataluña gozan de reconocimiento mundial gracias a la calidad de sus vinos espumosos. La Rioja, Álava, Zaragoza, Badajoz y Valencia son el resto de provincias y Comunidades Autónomas que, junto a los catalanes engloban la Región del Cava, tal y como determina el Consejo Regulador.

Poco a poco se va desterrando la imagen de consumir los vinos espumosos nacionales de manera rápida, ya que no demostraban una capacidad de guarda excesiva. Hoy hay grandes cavas que podemos guardar varios años en nuestra bodega y disfrutarlos en toda su madurez y plenitud. Pero no todos presentan esas cualidades; de momento sólo son un grupo minoritario y en el precio final queda patente ese tipo de virtudes. No obstante lo anterior, y aunque el precio puede ser más elevado, poco tiene que ver con los grandes nombres de nuestros vecinos franceses, un hecho diferenciador que les lleva a ganar adeptos en los mercados internacionales.

Desde hace años, sobre todo entre los elaboradores del área catalana, se ha defendido el diferenciar aquellos espumosos de más volumen de producción y de precios asequibles, de otros que reflejan el terroir donde han sido producidos, unos métodos de elaboración muy cuidados y un mayor envejecimiento en botella antes de salir al mercado. Actualmente, y sin querer entrar en desavenencias políticas internas, las denominaciones de origen Cava y Penedès han decidido crear una nueva categoría en sus normativas que diferencien este tipo de espumosos. En el caso de la DO Cava se les denomina Cava Premium, y en lo que respecta a la DO Penedès, como Clàssic. Además, y fuera de ambas menciones, está el caso particular de la bodega Raventós i Blanc que ya en el año 2012 decidió desvincularse de la DO Cava para dar a conocer las virtudes de su zona de producción, la Cuenca del Río Anoia.

En la gama de Cavas Premium de la DO Cava se pueden encontrar nombres como Recaredo, Llopart, Juvé & Camps, Gramona, Rimarts, Mestres, Giró Ribot, Torelló, Agustí Torelló Mata, Codorníu y Freixenet. Y entre los Penedès Clàssic están las Bodegas Albet i Noya, AT Roca, Mas Bertran, Colet o Loxarel, a las que hay que sumar otra decena que en fechas recientes han decidido salirse del amparo de la DO Cava.

Es también importante señalar que algunas bodegas de otras zonas de producción fuera de Cataluña emplean variedades autóctonas de su zona, por lo que también es posible encontrar vinos espumosos elaborados con albariño, godello, malvasía, palomino fino, trepat, viura, moscatel, entre otras, bien bajo la DO Cava que ampara vinos espumosos de estas provincias, bien bajo las DDOO geográficamente correspondientes (Penedès, Rueda, Rías Baixas) o con la IGP Método Tradicional.

Lo que es innegable es la calidad del cava catalán. Sin embargo, el proceso independentista impulsado por el presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, provoca que el temor a un boicot a productos catalanes se materialice en estas fechas tan señaladas e importantes para el sector vinícola. La idea de que la política se inmiscuya en el placer de paladear un buen cava catalán resulta terrible. Sin embargo, no hay mal que por bien no venga y es interesante adentrarse en los otros cavas no producidos en Cataluña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s