El Vino y la Mujer

Nada más sugerente y atractivo que una copa de vino ofrecida por una dama

vinomujer2

El espíritu y carácter hedonista del vino parece haber hecho diana al conquistar a la mujer como abanderada y no tan extraño y oscuro objeto del deseo. A diario suenan las alarmas por el descenso del consumo al asomarse en lontananza por los mercados cifras descendentes en las estadísticas, que lógicamente reflejan la situación y las variantes dadas en una sociedad, donde prácticamente se ha perdido la costumbre de comer al mediodía en familia y las cenas han pasado a ser una excursión doméstica e individual al frigorífico para después sentarse ante el televisor y “hartarse” de bios, leches preparadas con más calcio y fibra, etc.

Y si echamos una ojeada al restaurante, las normas del tráfico y el temor al soplo delator nos impone una más que comedida ingesta báquica, tanto si celebramos una comida de negocios como si pretendemos una celebración nocturna entre amigos o en pareja.

Pero el mercado busca sus propios resortes. Y así es. Echa mano de la mejor baza que tiene la sociedad en su seno: la mujer. Por naturaleza, si bien no metaboliza (con excepciones muy contadas) como el varón, tiene mucho más sensibles y afinadas las percepciones oganolépticas de cualquier producto de ingesta.

EE.UU., Francia y Reino Unido están ofreciendo en los últimos tiempos datos estadísticos, según los cuales son las mujeres las mayores compradoras de botellas de vino de calidad; pero al mismo tiempo orientan a los productores a conseguir en la elaboración de vinos un terminado de acuerdo con sus gustos y exigencias, referentes tanto a la identidad misma del producto en sí, como en envases, etiquetas, diseños, etc.

Y la tendencia va en aumento. Ya siguen ese camino España, Portugal e Italia. En los tres primeros países citados anteriormente el dato esencial queda reflejado por la venta ocasionada en grandes y medias superficies, donde se vende el 70 % de las botellas de vino puestas en mercado. Y no hay que olvidar que más de un 80 % de las compras en estos establecimientos son realizadas por mujeres, quienes se decantan en mayoría por vinos frescos, blancos, afrutados, espumosos, ligeros, de menos alcohol y calorías, frágiles pero enteros.

No queda más para refrendar esta aseveración que contemplar a este mundo femenino de clase media-alta, cada vez más protagonista en veladas y reuniones (de negocios o lúdicas), con una copa de vino en la mano, aportando elegancia, sugestión, empaque, gracia, sutileza, tentación… “charme”.

vinomujer1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s