¿LA GOTA QUE COLMA LA COPA?

untitled

 

El Gobierno francés se prepara para luchar contra el vino y no solamente contra el consumo excesivo de alcohol. Pretenden asimilarlo a una droga, por lo que será juzgado nocivo desde la primera copa. He aquí las cinco medidas previstas y/o ya anunciadas y sus consecuencias:

Nº1:  Prohibición de hablar de vino en internet

Esta medida que ya ha sido anunciada, hace que nos preguntemos qué ocurrirá con las miles de páginas webs y perfiles de Facebook de viticultores, bodegas, distribuidores… ¿Y con los comentarios sobre vino intercambiados en las redes sociales?

Muchas bodegas francesas correrían el peligro de desaparecer, ya que no tendrían  los medios para darse a conocer ni para interactuar con los consumidores a través de las redes sociales. Además, supondría un atentado contra la libertad de expresión de millones de internautas franceses, privados de poder hacer los comentarios que crean oportunos en relación al vino quienes, además, se volcarían en páginas de vino extranjeras (españolas, italianas, americanas…)

Nº2 : Prohibición de hablar positivamente de vino en los medios de comunicación

Esta otra medida ya anunciada implicaría que los periodistas que hablan y escriben libremente sobre el vino podrían ser condenados por hacer “publicidad” sobre el vino, algo ya prohibido en Francia por la Ley Evan.

Las consecuencias serían desastrosas: primero, anularía la libertad de expresión de los periodistas; desaparecerían los reportajes y programas audiovisuales sobre vinos; habría una lógica autocensura por parte de los periodistas por miedo a acciones judiciales contra ellos… Resumiendo: sería el fin de la información para los amantes del vino.

N°3: Creación de un impuesto para el vino en nombre de la Salud Pública

Este proyecto fiscal, que ya está siendo discutido en el Parlamento, prevé una tasa impositiva puesto que el vino sería considerado malo para la salud. La distinción entre consumo moderado y consumo excesivo desaparece, el impuesto se aplicaría desde la primera copa. Esto, lógicamente, aumentaría el precio y haría desistir –se cree- de su consumo.

N°4: Radicalización del mensaje sanitario

En discusión actualmente, de la mano de la medida anterior, se pretende que el mensaje “El abuso de alcohol es peligroso para la salud” sea sustituido por “El alcohol es peligroso para la salud”. Y se prohíbe la mención utilizada hoy en día: “Consumir con moderación”.

Esta medida estigmatiza a millones de consumidores de vino razonables y responsables en Francia sin que por ello se solucione el problema de los “grupos de riesgo”, en particular los jóvenes, insensibles a este tipo de mensajes. Además, si la noción de moderación deja de existir, el vino es, entonces, juzgado como nocivo desde la primera copa, algo que no está científicamente probado. Más bien todo lo contrario…

¿Veremos, en breve, fotografías en las etiquetas de las botellas francesas similares a las que aparecen en las cajetillas de tabaco? Espeluznante…

N°5: Endurecimiento de las menciones sanitarias en las etiquetas

Es otra de las medidas ya en proceso de discusión: además del volumen de alcohol, existirá la obligación de mencionar las unidades de alcohol en las etiquetas de las botellas.

El trabajo hecho por el sector, hasta ahora, se basa en la noción del número de copas ingeridas. Al paso a unidades de alcohol hará que todo ese trabajo realizado hasta ahora y asimilado por el consumidor quede invalidado. Y además, la noción de unidades de alcohol, sin una campaña de información realizada por los poderes públicos, será incomprensible para la mayoría de los franceses.

Es chocante, cuanto menos, que esto ocurra en un país como Francia, considerado casi el epicentro mundial del sector vitivinícola y cuyos conciudadanos muestras un gran conocimiento y respeto por el vino. Los empresarios del vino, no solo franceses sino europeos en general, llevan años fomentando el consumo responsable y moderado, a través de la iniciativa Wine in Moderation, que es una de sus constantes en todos los foros donde actúa. Esta iniciativa que promueve FIVIN en España, es un modelo en la educación al consumidor, pero una educación seria no prohibicionista.

Existe una página web en la que los detractores de dichas medidas pueden informarse, crearse su propia opinión, entender las inquietudes y miedos del sector y unirse a sus movilizaciones: www.cequivavraiementsaoulerlesfrançais.fr. Solo cuesta un “ clic” darles nuestro apoyo. Porque ya sabes, cuando veas las barbas de tu vecino cortar…

Anuncios

2 pensamientos en “¿LA GOTA QUE COLMA LA COPA?

  1. Hola Margarita. Yo sabía de aquella simpática frase de Obelix “estos romanos están locos”, ahora tendríamos que decir todos a una voz “Estos franceses están tontos”.
    En España hace unos años también tuvimos un equipo de trabajo ciertamente iluminado.
    Lo de la prohibición en Internet me parece bastante fascista?….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s