EDULIS, un año después

edulis1

Alberto Figueroa y Víctor Iglesias tenían un pequeño restaurante que funcionaba a pleno gas, siempre lleno, necesitaba crecer. Con esta perspectiva, encontraron un local con muchas posibilidades en plena calle Velázquez, en un edificio neoclásico junto al Retiro. Este local ha sido puesto en manos del estudio de diseño madrileño Labmatic para buscar la fórmula que deseaban, rica en contrastes como su carta: una atmósfera en la que se ha conseguido la sensación de ambientes diferentes dentro de un mismo espacio, respetando el estilo neoclásico de principios del siglo XX pero introduciendo elementos industriales.

La idea era que el local funcionara como una caja dentro de otra caja, creando estas sensaciones a través de ventanas que comunican unas salas con otras. Desde la calle, los grandes ventanales dejan ver una barra de acero en una atmósfera oscura propia de una glamurosa coctelería. En la sala más amplia del restaurante se juega con la iluminación tubular de las “BEAT LIGHT-FAT” de Tom Dixon y con los colores oscuros; sumamos contrastes con la mezcla de elementos clásicos (como las molduras artesanales) con las formas rectas e industriales de una bodega moderna. Sobre unos cuadros románticos y con el permiso de sus autores (Constable, Turner y Bourgeaou) se escribe en metacrilato retroiluminado con leds la palabra Edulis.

edulis3

Esta sala se comunica a través de dos ventanas con una última sala, el jardín, un espacio privilegiado. Se trata de una terraza cubierta desenfadada con un elegante mobiliario de exterior, maderas, ladrillo visto y jardín vertical de musgo en las paredes, un ambiente que recuerda a los patios traseros de las casas de Inglaterra.

Edulis se ha convertido en un must go de Madrid.

Pero vamos a lo principal: la cocina.

Alfonso Figueroa y Víctor Iglesias continúan fieles a su cocina clásica de mercado, con una excelente materia prima. La fórmula de los grandes bistrots parisinos inspira la estructura de la carta. Se puede comer por unos 50 euros (sin bebidas) o elegir uno de sus menús degustación (48 y 41 euros). Algunos platos de la carta también se sirven por raciones, lo que permite compartir y probar varios platos.

La flor de calabacín, el steak tartare, las croquetas Edulis, el huevo escalfado con boletus edulis salteados y espuma de patata y trufa y el arroz verde con salsa de carabineros son ineludibles. Al igual que la tarta fina de manzana es el postre que no hay que perderse bajo ningún concepto y que se matiene desde los orígenes del restaurante.

En cuanto a la carta de vinos, es posible recorrer toda la geografía española, con un amplio surtido de tintos y una adecuada propuesta de blancos y rosados, así como un par de grandes cavas y una selección de tres casas de Champagne.

edulis2

Además, cuenta con una animada barra afterwork, abierta desde las 13.30 horas hasta la madrugada. En ella se puede disfrutar de raciones de cocina acompañadas de magníficos cócteles.

En Edulis todo está dispuesto para pasar un momento mágico en el que, lo más importante, son el disfrute y  las sensaciones del comensal.

Restaurante Edulis

C/ Velázquez, 11 (frente al hotel Wellington)

Teléfono: 912 207 519 – www.restauranteedulis.es

Margarita Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s