¿Retirar el foie- gras de la carta?

En 2008, un restaurante británico situado en Cambridge, Midsummer House, laureado con una estrella Michelin, decidió retirar de la carta todos los platos de foie gras a raíz de unas protestas y acciones vandálicas llevadas a cabo por los activistas en defensa de los animales. El Frente de Liberación Animal (ALF) reclamó la autoría sobre este ataque, que consistió en encolar las cerraduras de sus puertas, dañar sus ventanas y escribir con sprays de pintura frases como “Stop a la venta de Foie Gras”.

La ALF envió entonces una nota de prensa al periódico local de Cambridge que decía: “esperamos que esta única acción baste para persuadir al restaurante de parar su venta de foie gras. Es una cosa sencilla de hacer. Si no, las acciones directas continuarán”.

El chef Charlie Trotter , del restaurante con el mismo nombre en la ciudad de Chicago, fue otro de los cocineros que decidió, hace cuatro años, abandonar el foie gras y apartarlo de sus cartas, siguiendo su propia filosofía de utilizar productos orgánicos y sumándose a las voces crecientes que se venían alzando en Estados Unidos contra este producto, y que incluyeron la decisión del gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, de ir retirando paulatinamente la producción del foie gras del estado hasta su completa desaparición en 2012.

Y aquí estamos: desde el pasado 1 de julio, California es el primer estado norteamericano que prohíbe el consumo y venta del foie-gras, siguiendo los dictámenes de una ley que ha entrado en vigor sin que exista consenso sobre cuál es el proceso más adecuado para el engorde de las aves. También se convierte en ilegal el comercio de cualquier otro producto derivado de patos y gansos alimentados a la fuerza para producir hígado graso.

Incluso existe una web que promueve firmas contra la alimentación forzada y dañina para las aves productoras de foie gras (www.stopgavage.com) en el que incluso se puede firmar un manifiesto contra este maltrato (en francés, el cebo de las aves con este método se llama gavage). Y mucho se habla de una pequeña empresa española, La Patería de Sousa, situada en el pueblo pacense de Fuente de Cantos, que no utiliza alimentación forzada de las aves, sino que deja que sean ellas mismas las que se sobrealimenten (una práctica propia de las especies migratorias, que realizan para poder sobrevivir a los largos viajes hacia el sur).

En todo este tema, y si de verdad queremos ser más papistas que el Papa, habría que saber que no solo es el pato el que se maltrata al hablar de explotaciones ganaderas, y el consumidor debería ser consciente de las “animaladas” que se cometen por tener un plato en la mesa. Pero tengamos claro que es la industrialización y la gran demanda de productos los que causan verdaderamente estragos en animales y en vegetales. Todos tenemos responsabilidad cuando ponemos ciertos productos en la mesa, y hemos de ejercer esa responsabilidad utilizando únicamente productos de temporada, ya que conocemos bien cuándo es la época de cada producto.

En EEUU han optado por medidas represivas, ya que las autoridades no están dispuestas a que patos y ocas sufran, faltaría más, so pena de “ganarse” una multa que puede variar entre los 250 y los 500$. En 2008, los restaurantes de EEUU vivieron un “foie-boom” previo a la entrada en vigor de la ley, con enormes listas de espera de clientes deseosos de degustar este manjar mientras fuera legal e incluso muchos restaurantes que no tenían platos con foie-gras en su carta los incorporaron de inmediato a la vista de la demanda. Por supuesto, los precios del foie se triplicaron en cuestión de horas. Así, se empezó a consumir mucho más foie gras que antes de la prohibición.

Habrá que ver si ahora, los habitantes de California, lo comerán con el morbo de lo prohibido… adquiriéndolo en un floreciente mercado negro. Y es que los políticos que aprobaron esa ley debieron faltar a clase el día que se estudiaban la famosa Ley Seca y no podían prever los efectos de tal prohibición… ¿Se imaginan a Al Capone traficando con foie?

El caso es que, aunque le parezca mentira, querido lector, en California ya no tiene usted derecho a elegir lo que come.

Margarita Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s