¿Envidia? Mucha, deberíamos tener mucha envidia

Mientras en España cada vez se consume menos vino ; los Ministerios de Agricultura y de Sanidad siguen políticas contradictorias en lo que al vino se refiere ; los productores se vuelcan con los mercados exteriores y parece que hubieran renunciado a conquistar los paladares nacionales ; las revistas especializadas desaparecen por la desinversión publicitaria… En fin, mientras dejamos morir poco a poco la Cultura del Vino, Francia, una vez más, nos da una lección a todos declarando un viñedo Monumento Histórico. La referencia mundial del vino sigue siendo Francia a pesar de todos los pesares… Si alguien aún se pregunta por qué, sigan leyendo…

Publicaba ayer el prestigioso diario francés Le Monde una noticia impactante: una parcela de viñas de más de 150 años, situada en el término munipal de Sarragachies, en el Gers, acaba de ser inscrita en la lista de monumentos históricos. La Prefectura de Midi-Pyrénées, el departamento administrativo donde se ubica este viñedo, dió su aval el pasado 18 de julio a este proceso, puesto en marcha por la Agrupación de Productores del Plaimont. « Esta inscripción en la lista de monumentos históricos se debe al carácter excepcional de las cepas y a las formas de cultivo ancestrales de las que este trocito de tierra da testimonio », precisan desde la Administración.

Se trata de una parcela de 0,4 hectáreas plantada de cepas no injertadas que siempre ha estado cultivada y que es excepcional en más de un sentido. Primero, porque se cree que la plantación data de principios del siglo XIX (alrededor de 1830), ya que en ella utiliza un sistema de conducción que no existe desde esa fecha, según explica a Le Monde Olivier Bourdet-Pees, director de Plaimont Producteurs. La viña tiene esa longevidad excepcional debido a que fue plantada sobre un suelo arenoso que la protegió contra la filoxera.

También la biodiversidad de la parcela ha sido determinante para convencer a la Direcciín Regional de Asuntos Culturales (DRAC) para proteger esa viña, endémica de las estribaciones pirenaicas. « Es en esta zona donde surgieron un gran número de variedades utilizadas en el sudoeste francés y en la fachada oceánica, como la cabernet y la sauvignon », declara Bourdet-Pees. « Algunas de estas variedades han llegado hasta nuestros días y han sido repertoriadas, pero otras han caído en el olvido ». De las 20 variedades de esta parcela, ¡¡¡siete son desconocidas!!!

El DRAC también se ha interesado por la forma de cultivo de la parcela, testimonio único de las prácticas vitícolas del siglo XIX, hoy desaparecidas. Cada pie de vid se plantó « en doublon » (se plantan dos pies en lugar de uno y se arranca el que tenga menos vigor) con una estaca que soporta la propia viña, y « en foule », es decir, sin un marco de plantación regular, de forma que los bueyes podían pasar entre las cepas.

Olivier Bourdet-Pees se muestra, sin embargo, reservado sobre la posibilidad de elaborar una cuvée a partir de las uvas de dicha parcela : « El vino que haríamos si aislaramos la parcela no le haría justicia. Hay pies de variedades blancas, tintas, algunas que maduran a finales de septiembre, otras a finales de agosto… Incluso hay cepas con formas diferentes, lo que constituye una multitud apasionante, pero para elaborar un vino », concluye para Le Monde Boudet-Pees.

Margarita Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s